¿Por qué no debemos tenerle miedo al cambio?

Por Osmar Peña para Poliverso, Julio 15, 2020

Enfrentamos muchas veces situaciones que nos obligan a cambiar la forma en como actuamos y modifican nuestro ritmo de vida, ya sea una situación familiar, como el fallecimiento de un ser querido; una situación personal, como terminar con la pareja; o tal vez algo más colectivo que afecte a toda la ciudad o al país, como un terremoto o una pandemia.

Cualquiera que sea la situación, estas nos representan un cambio frente a cómo enfrentamos la vida. Lo que sucede es que muchas veces esas disrupciones no las aceptamos tan fácilmente y presentamos cierta resistencia: luchamos en contra de ello y pensamos que si nos negamos al cambio este no pasará, o también podemos estar empeñados en no ver la realidad como es y actuamos como si nada hubiese pasado.

Estas actitudes no nos ayudan a progresar, sino que nos estancan en el pasado. Exploremos qué son los cambios y cuáles son las mejores maneras para asimilarlos.

 

Entender qué es la rutina y la zona de confort

Entender la rutina parte de saber que lo que hacemos día a día es querer estar organizados con actividades y horarios. Así, tenemos una hora en la que despertamos, otra en la que salimos a la universidad y otra donde comemos, vemos cómo cada uno tiene horarios diferentes para cada cosa y ello lo asociamos a los comportamientos únicos de cada persona.

Cuando una rutina se repite durante cierto tiempo la asociamos con un concepto de rutinario, es decir, se convierte en algo “normal” hacer ciertas actividades los mismos días y a las mismas horas.

Por último, es necesario comprender el concepto de zona de confort: situaciones en las que nos sentimos confiados y seguros debido a que ya los conocemos y son familiares, sabemos las reglas en cómo se manejan y cómo se debe actuar.

Cuando escuchamos la expresión “sal de tu zona de confort” se refiere a hacer algo distinto, a pensar de manera no convencional y a forzarnos a intentar algo nuevo.

 

“El cambio es la única cosa inmutable”

Arthur Schopenhauer (1788-1860) - Filósofo alemán.

 

¿Por qué es necesario el cambio y cuáles son sus consecuencias positivas?

 

Comprender la necesidad del cambio y las consecuencias positivas

Al saber de qué va la rutina y la zona de confort, lo siguiente es entender que nada de ello tiene sentido sin su contraposición, el elemento que voltea las reglas del juego: el cambio.

Cuando estamos frente al cambio muchas veces no entendemos cuán necesario es para nosotros, quizá porque estamos demasiado acostumbrados a la zona de confort, pero para crecer (personal y profesionalmente) es necesario enfrentarnos a lo desconocido, a lo distinto, a lo nuevo.

Así, podemos nombrar cambios que son muy esperados y que de seguro generan emoción, los cuales recordados con entusiasmo:

  • Cumplir la mayoría de edad.
  • Pasar del colegio a la universidad.
  • Conseguir tu primer trabajo.
  • Irte por primera vez de rumba.
  • Tener tu primer novio (a).
  • Tu primer 5 en un examen.
  • La primera vez que tus papás no te preguntaron con quién ibas a salir, ni a qué ni con quién.

 

“El cambio es ley de vida. Cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro”

John F. Kennedy (1917-1963) - Político estadounidense.

 

La nueva realidad en el tiempo de pandemia (y pospandemia)

Cuando pensamos en nuestro presente, vemos que hemos enfrentado muchos cambios respecto a lo que conocíamos y experimentábamos a diario. Ya sea que hemos dejado de hablar con nuestros compañeros de clase, que nos hemos preguntado qué será de la vida de la señora de la cafetería y hasta llegamos a extrañar el estar sentados dentro del aula de clase.

Lo que sucede con esta realidad, y con la que viene y se avecina a la vuelta de la esquina, es que no podemos quedarnos detenidos ni esperar a que todo vuelva a ser como antes. Si hemos comprendido bien hasta ahora: el cambio es algo constante que pasa todo el tiempo, por lo que ni nosotros ni nuestras actividades serán las mismas de antes; por más que queramos aferrarnos a la idea de que sí lo serán.

Así, hay muchas personas que rechazan la idea de cambiar la modalidad de sus estudios de presencial a virtual; no se dan la oportunidad de experimentar un proceso diferente que igual será de valor y de calidad para su formación profesional.

 

“Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo.... del miedo al cambio”

Octavio Paz (1914-1998) - Poeta y ensayista mexicano.

 

Nuevos ajustes o realidades del ámbito social y académico

 

Avizorar nuevos ajustes o realidades del ámbito social y académico

Cuando pensamos en adaptar nuestra vida a nuevas opciones es necesario conocer todas las posibilidades que tenemos a nuestra disposición y evaluar también un tiempo de prueba para saber si con ello nos sentimos cómodos.

Todos los cambios pasan y se convierten en nuestras nuevas rutinas, incluso olvidamos que en un principio estábamos aprensivos a la idea de probar algo diferente. Esto sucede cuando adaptamos nuevas formas de relacionarnos, de estudiar, de ponerse al día con los amigos, con los compañeros de clase. Hay que encontrarle la vuelta a la forma de hacer las cosas y adaptarnos al cambio con actitud positiva.

Esto mismo pasa con las clases, dado que tenemos a nuestra disposición un modelo de aprendizaje pensado en ser virtual desde hace años (no nos referimos a clases por videollamadas), sino a una plataforma estructurada para brindar todos los beneficios que necesita un estudiante para aprender correctamente y recibir información valiosa, mantenerse en constantes retos por superarse y ser evaluado justamente.

 

“Mejorar es cambiar; así que para ser perfecto hay que haber cambiado a menudo”

Winston Churchill (1874-1965) - Político británico.

 

La adaptación al cambio como una habilidad blanda

Una visión interesante sobre el cambio es la que le dan muchas empresas como valoración a sus posibles colaboradores. Resulta que entre las habilidades que se evalúan para un puesto de trabajo se encuentran las habilidades blandas o soft skills, las cuales son destrezas que tienen las personas para relacionarse con sus compañeros de trabajo y sobre cómo enfrentan las situaciones laborales.

La adaptación al cambio supone una atractiva habilidad para los reclutadores de recursos humanos, ya que las empresas son susceptibles también a cambiar sus estrategias de trabajo, a integrar nuevas modalidades, a desarrollar nuevos productos o servicios, a sumar nuevos miembros al equipo y todo ello repercute en una necesidad de que los colaboradores se adapten correctamente a estos cambios para su progreso.

 

“El progreso es imposible sin el cambio, y aquellos que no pueden cambiar sus mentes no pueden cambiar nada”

George Bernard Shaw (1856-1950) - Escritor irlandés.

 

No le tengas miedo al cambio, asume un nuevo reto y opta por opciones que hasta ahora no habías considerado del todo, como, por ejemplo, la educación virtual; la cual puede que ser una puerta a una nueva realidad que te permita crecer en lo personal y en lo profesional.

Publicado en: Poliverso

Tagged: cambios, Statu quo, Progreso, Vida, estudiante, virtualidad, virtual, canvas, COVID-19, Adaptación

Quizá también te interese

SABEMOS QUE TE GUSTA HACER LAS COSAS DIFERENTES

Haz a un lado las excusas y empieza a desarrollar todo tu potencial. Dejános tus datos y pronto nos comunicaremos contigo.

+57